Tienda online de accesorios de fontanería
Consejos Instalación Sin categoría

Cómo sustituir el grifo del lavabo

4 agosto, 2020
como-sustituir-el-grifo-del-lavabo

Un uso constante del grifo del lavabo provoca un desgaste que hace que tarde o temprano se tenga que sustituir por un grifo nuevo. Otra de las razones por las cuales se debería cambiar el grifo, es por la acumulación de cal ya que obstruye las tuberías y hace que el agua salga con poca presión.

Muchas veces, no se espera a que el grifo esté deteriorado, sino que se realiza un cambio de grifo por renovar la estética de la grifería, o por razones económicas ya que existen modelos que permiten un ahorro de agua. En cualquier caso, es una tarea de fontanería que se puede realizar sin necesidad de tener conocimientos, muchas herramientas o materiales.

Materiales y herramientas necesarias

Pasos a realizar

  1. Quitar el grifo antiguo

En primer lugar, cierra las llaves de corte de escuadra de cada sanitario y comprueba que no sale agua.

Seguidamente, desenrosca los latiguillos de cada toma con ayuda de una llave inglesa o fija. Para sujetar el grifo verás que hay una tuerca ancha alrededor de un tubo roscado. Aflójalo con una llave de tubo y gírala hasta extraerla totalmente junto con el acople de sujeción en forma de herradura y la junta de goma.

Es probable que salga algo de agua, pon un trapo debajo y limpia para trabajar con más comodidad.

Con una llave de tubo, desenrosca la tuerca del tornillo de sujeción que sirve para fijar el grifo por la parte interior de cada sanitario, es un tornillo de al menos 5 centímetros de largo, por lo que tendrás que terminar de desenroscar con los dedos.

Antes de retirar el grifo, tendrás que extraer las piezas de sujeción, las juntas, el acople de sujeción en forma de herradura y la tuerca.

Por último, extrae el antiguo grifo por la parte superior del lavabo y conserva las piezas que estén en buenas condiciones para posibles reparaciones-

2. Instalar el nuevo grifo

Colocar el nuevo grifo supone el proceso inverso al paso anterior.

Para ello, en primer lugar, debemos asegurarnos de que el grifo tenga una junta de estanqueidad que evite fugas de agua. En caso contrario, antes de enroscarlo habrá que colocar cinta de teflón alrededor de la rosca del grifo en el sentido de las agujas del reloj.

A continuación, se enroscarán los latiguillos a la parte interior, así como el tornillo roscado de sujeción, empezando con los dedos y finalizando con un destornillador de punta plana. Una vez se haya introducido por el orificio del lavabo, se colocará la junta de goma, el acople de sujeción y la tuerca de apriete con la llave de tubo.

Finalmente, enrosca cada latiguillo a su toma de agua correspondiente apretándolo con la llave inglesa. Normalmente, el de la izquierda es el del agua caliente y el de la de la derecha el del agua fría. Si el latiguillo no fuera lo suficientemente largo, puedes conectarle otro.

Después de seguir todos estos pasos habrás conseguido cambiar el grifo antiguo por uno nuevo.

3. Abrir llaves de paso

Por último, solo queda abrir de nuevo las llaves de paso y comprobar que no haya ninguna fuga.


Siguiendo estos pasos podrás realizar de manera sencilla un cambio a tu grifería para darle un toque diferente y sin necesidad de muchas herramientas. Por eso en nuestra tienda online de accesorios de fontanería podrás conseguir diferentes modelos de grifos que se adecuen a tus necesidades.

Articulos relacionados

Sin comentarios

Dejar un comentario